El otoño, como la primavera es una estación de cambio. Lo podemos ver reflejado en los días de lluvia, la emigración de algunas aves, la pérdida de hojas de los árboles y la conservación de la savia en las raíces. El yang abundante que nos ha acompañado durante todo el verano empieza a decrecer y el  yin en crecimiento poco a poco va ganando espacio, el calor va disminuyendo y las horas de sol se acortan. Se inicia una fase de contracción y enfriamiento. La naturaleza nos invita al recogimiento y a la interiorización. Es tiempo de recolectar la energía que vamos a necesitar en invierno, de eliminar todos los excesos del verano como lo hacen los árboles con sus hojas, soltando lo viejo y todo lo que no nos sirve. No hay tanta necesidad de actividad física, nos inclinamos hacia los espacios cerrados y aparecen las rutinas.

Si hemos aprovechado la oportunidad de transición del verano tardío nuestro cuerpo tendrá más calor corporal y entrará al otoño con el centro y la estabilidad necesaria para hacer frente a los días lluviosos y frescos.

En cambio si no  hemos escuchado a nuestro cuerpo es posible que los cambios nos cojan desprevenidos y nos desequilibren. Podremos sentirnos débiles, con frío, propensión a resfriados, molestias respiratorias, alergias, trastornos de piel y/o intestinales etc. Es señal de que no estamos haciendo bien la transición del calor al frío. Quizás estamos tomando demasiada comida fría, ensaladas, helados, zumos y bebidas frías o simplemente comamos de forma desordenada y caótica sin un propósito claro con lo que nuestro cuerpo se dispersa y desaprovecha su energía vital.

un banco en otoño

En Medicina Tradicional China el otoño  pertenece al  elemento metal. Se asocia  a: órganos: pulmón e intestino grueso. Emoción: la tristeza, sabor: picante, color: blanco.

La energía del elemento metal es descendente. Ello permite difundir y distribuir la energía y líquidos por todo el organismo y a su vez descender y eliminar las sustancias de desecho a través del pulmón e intestino grueso purificando.

El pulmón  gobierna el qi, controla la piel y el vello. Se abre en la nariz. Pulmón, a través del aire que capta y de la quintaesencia de los alimentos que recibe del bazo, junto a la energía hereditaria, genera qi o energía. Parte de éste se transforma en  wei qi o energía defensiva que circula bajo a la piel y se encarga de protegernos, en especial cuando hay cambios climáticos. Ante el viento, frío etc los poros se cierran y no dejan entrar las energías perversas externas. Cuando hay un exceso de calor pulmón permite que los poros se abran para refrescar y eliminar.

El bazo, parte del cielo posterior y encargado de transformar los alimentos  puede generar humedad debido al consumo excesivo de alimentos fríos y de lácteos y transportarla a pulmón en forma de flema que dificultará la correcta función del pulmón y  de la piel.

El pulmón difunde y distribuye el qi – energía  y los líquidos orgánicos por todo el organismo. Los órganos internos necesitan de la energía y sangre generada por el pulmón y bazo para su correcto funcionamiento y la piel, para estar hidratada y  el buen funcionamiento de la energía defensiva. Así, la temperatura corporal, la respiración, nutrición de la piel  y la transpiración se adaptará a nuestras necesidades. Las defensas estarán preparadas y fuertes. En caso contrario aparecerán resfriados frecuentes,  sensibilidad a los cambios de temperatura, trastornos de la sudoración, de la piel, alergias, rinitis, bronquitis  etc.

Pulmón desciende y purifica. Elimina lo que no necesita a través de la respiración y la piel y desciende los líquidos. El intestino grueso absorbe los líquidos que vienen del intestino delgado favoreciendo que las heces estén bien hidratadas y  se deshace de toxinas y sustancias inutilizables. Por su estrecha relación entre ambos participan en la purificación del organismo. Si pulmón no desciende, el intestino no puede eliminar pudiendo ocasionar estreñimiento y a su vez, si éste no elimina podemos observar desequilibrios en la respiración.

El clima del otoño es la sequedad. Los cambios drásticos de temperatura entre día y  noche y el aire frío y seco, la nariz, el tracto respiratorio y el pulmón en esta época están más vulnerables. Si el wei qi no está en condiciones y pulmón no nutre e hidrata, puede aparecer sed, boca seca, labios secos, nariz seca, trastornos del olfato, dolor de garganta, tos seca, piel seca, heces secas, estreñimiento e inquietud.

La emoción asociada es la tristeza. La respiración se empequeñece con la pena,  bloquea el qi y nos cuesta respirar. A su vez, las personas con trastornos respiratorios prolongados presentan estados emocionales de tristeza. Así como la función de los pulmones y los intestinos es filtrar y eliminar toxinas, si la energía de éstos no está equilibrada aparecerá melancolía, tristeza, apatía, nos cuesta movernos, nos aferramos a los hábitos materiales o afectivos aún sabiendo que nos perjudican. Intentar reír cada día favorecerá a nuestros pulmones.

La Medicina Tradicional China nos puede ayudar contra la astenia otoñal

El sabor que se relaciona con el elemento metal es el picante. Potencia la función de expulsión abriendo los poros. En el caso de que hayamos sufrido un ataque de factores patógenos externos, un resfriado, exceso de humedad externa, ayuda a sudar y a eliminar.

Como armonizarnos en otoño

Necesitamos remineralizar, reforzar y contraer-calentar ligeramente el cuerpo.

  • Descansa y duerme más. Es tiempo para cambiar de la expansión del verano (viajar, salir más, quedarse despierto hasta muy tarde), a un tiempo más “contractivo”  (quedarse en casa y dormir más).
  • Ejercicio físico regular y respiraciones profundas  estimulan la motilidad de los intestinos, favorecen la eliminación de la piel a través de los poros y oxigenan los pulmones.
  • Evita las corrientes de aire y sécate el sudor después del ejercicio.
  • Mantener el fuego digestivo. Platos más calientes con alimentos más consistentes y cocinados, sin olvidar algún toque fresco para conservar la polaridad y no irnos a un extremo.
  • Reducir el consumo de frutas crudas y ensaladas.
  • Evitar los productos lácteos. Generan depósitos de mucosidad –humedad entorpeciendo la función del pulmón e intestino grueso.
medicina tradicional china
  • Reponer las reservas de grasas y minerales perdidos durante el calor y preparar al organismo para afrontar el invierno.
  • Toques moderados de picante suave, estimulan las mucosas pulmonares e intestinales: jengibre, mostaza, ajo, curry, cúrcuma, cebolleta, cebolla o puerro crudo, rabanito rallado.
  • Verdura de hoja verde. Especialmente hoja  pequeña como perejil, berros, rúcula, ortiga, diente de león, hojas de zanahoria, puerro o cebolleta. Ideales para los pulmones también ayudan a limpiar y depurar la piel, sea al vapor, salteadas o en sopas.
  • Verduras de raíz y redondas. Fortalecen y equilibran el intestino grueso. Cocinadas al vapor: Zanahorias, nabos, rabanitos, chirivías, la col, coliflor, cebolla, colinabo, brécol o coles de Bruselas al vapor.
  • Incluir toques de fermentados que favorecerán a nuestros intestinos.
  • El  arroz integral redondo es el cereal típico de otoño.Muy nutritivo y con  energía muy limpia ya que genera poco residuo. Con moderación y debidamente masticado contribuye a restablecer la función intestinal normal. Estos cambios nos aportarán nutrientes y minerales calentando nuestro organismo y contrayéndonos suavemente de forma que lleguemos al invierno reforzados.

Elisenda Codina
Profesora de Acupuntura y Medicina Tradicional China


Si te ha resultado interesante este artículo y te gustaría saber más sobre como regular nuestra energía a través de la alimentación,
tal vez el curso de Alimentación Energética sea para ti







    Su nombre (requerido)

    ¿De donde llamas? (requerido)
    CastellónValenciaOtro

    ¿Cómo nos has conocido? (requerido)
    AmigosRedes socialesInternetOtro

    Su telefono (requerido)

    Su email (requerido)

    NOSOTROS TE LLAMAMOS