Muchas personas han sufrido alguna vez en su vida un ataque de ansiedad, en un periodo de estrés prolongado o un estado de nervios muy elevado.

¿Qué es exactamente un ataque de ansiedad?

Es la respuesta hormonal del cuerpo a un estímulo exagerado y mantenido en el cuerpo, que hace que la hipófisis, una glándula que está en la base del cráneo,  excite a la  glándula adrenal (que está sobre los riñones) para que segregue más adrenalina de lo normal.

Cuando esto ocurre, empezas a hiperventilar, las pupilas se te dilatan, notas que el corazón se te sale del pecho, con dolor incluso en boca del estómago, sientes que no puedes respirar e incluso de que te vas a morir, te sudan las axilas y estas preparada para salir huyendo de un peligro real o imaginado.

Desde el punto de vista de la osteopatía, en muchas ocasiones observamos que la persona que padece estos ataques, suele tener el hueso esfenoides, que es donde se apoya la hipófisis, está desplazado. Esto suele influir en el buen funcionamiento de la glándula que controla esta reacción.

Como solemos ayudar con la osteopatía

El primer gran alivio de los síntomas se notan con las maniobras de osteopatía visceral. Sobre todo cuando se libera la tensión del diafragma. Relajar el diafragma es el primer paso para una recuperación de la vida normal.

Después se aplican técnicas de osteopatía craneosacra para regular los movimientos de los huesos del cráneo implicados, que suelen ser el Occipital, el Esfenoides y la Sincondrosis esfenobasilar (unión en base de cráneo del occipital y esfenoides).

Estas técnicas craneosacras harán que la hipófisis se coloque en el sitio y deje de excitar a las glándulas y a los órganos implicados; también se consigue que el nervio vago, que rige el funcionamiento de casi todas las vísceras del cuerpo, se relaje y todo vuelva a la calma.

Resultados

Con estas técnicas de osteopatía los resultados están asegurados.

Además, podemos enseñar a la persona a respirar diafragmáticamente, es importantísimo para eliminar el bloqueo de la respiración que provoca estos molestos ataques.

Otros ejercicios que coordinan respiración y relajación como el Yoga, thai chi  y un buen apoyo Psicológico, ayudarán a mantener el equilibrio conseguido.

Iván Martín Díaz, profesor de osteopatía de la Escuela Mans







Su nombre (requerido)

¿De donde llamas? (requerido)
CastellónValenciaOtro

¿Cómo nos has conocido? (requerido)
AmigosRedes socialesInternetOtro

Su telefono (requerido)

Su email (requerido)

NOSOTROS TE LLAMAMOS